Cómo Aprendimos Inglés…y Español

Hola, todos. Hoy quisimos hablar de cómo aprendimos inglés y español. 🙂

VER EL VIDEO AQUÍ:

CÓMO APRENDIMOS INGLÉS

Muchos creen que somos Latinas que aprendieron inglés de adolescentes o adultas. Para nosotras, no fue así. Nosotras vivimos en los Estados Unidos desde los 2 y 3 años de edad hasta terminar la enseñanza media. Por esto hemos hablado inglés desde la infancia.

Como vivimos en un lugar donde inglés era el idioma predominante, adquirimos un vocabulario amplio incluyendo temas cotidianos, técnicos, etc.

CÓMO APRENDIMOS ESPAÑOL

Nuestros padres son chilenos y cuando nos mudamos a los EE.UU., ellos optaron por mantener su idioma en casa. Entonces, también hemos hablamos español desde la infancia.  En este caso, nuestro vocabulario en español incluía más bien temas cotidianos y sociales. Por esto, no teníamos un vocabulario muy amplio sino hasta llegar a Chile. Y esto también significa que, si bien, hablábamos en español con mucha gente, no sabíamos ni leer ni escribir hasta entrar a la universidad.

Una vez en Chile, tuvimos que aprender rápidamente como leer y escribir porque teníamos que saber como hacer presentaciones y leer la materia escolar. Tuvimos la fortuna de tener años de practica hablando en español y de que español es un idioma fonético. Por esto se nos hizo relativamente fácil el proceso. Pero, no nos salvamos de los comentarios mal intencionados ni de las burlas. Pero, decidimos no hacerle caso a esos comentarios porque venía de gente que no entendía la dificultad ni desafío que estábamos enfrentando.

QUÉ APRENDIMOS DE NUESTRA EXPERIENCIA

  1. Observar – si están aprendiendo un idioma, es super importante observar lo que los nativos dicen y como lo dicen. Este vale tanto para aquellos viviendo en un país angloparlante o en un país de habla hispana. Si quieren hablar y entender (no solo leer y escribir) es primordial dedicarse a observar situaciones básicas y luego las pueden imitar. En principio, no observen todo de una vez. Elijan una situación puntual (pedir un café, comprar un botón, etc.) y observen lo que dice esa persona. Luego, intenten hacerlo ustedes mismos. A medida que se torna costumbre, podrán aprender de situación más complejas y también de manera más rápida.
  2. Ser flexible – No todo lo que aparece en los libros se hará en la vida real. No todo lo que ven en las películas es acceptable por la población en general. No todo lo que observan es 100% correcto en el sentido gramatical. Si aprenden u observan tal o cual situación y luego lo imitan, existe la posibilidad que lo aprendieron mal o que no corresponda a un modismo o convención local. Siempre tomen eso en cuenta. Si los corrigen, acepten la corrección y póngala en práctica.
  3. No hacerle caso a los comentarios negativos – La gente hace comentarios negativos por muchas razones: no encuentra que decir, está celosa, cree que es un cumplido, no sabe lo difícil que es. Sin importar sus razones, no buscan ayudar ni entender. Por esto, se deben ignorar. Si alguien realmente supiera lo difícil que es verse en un país ajeno aprendiendo un idioma ajeno o lo difícil que es aprender un idioma que no es el idioma local, serían los primeros en dar palabras de aliento. Escuchen solo a las voces positivas. Las demás están demás.
  4. No burlarse ni juzgar a aquellas personas que están aprendiendo otro idioma – ¿Cómo vamos a desanimar a otra persona cuando sabemos lo desafiante que puede ser? Nuestra experiencia nos enseñó algo básico para enseñar un idioma: la empatía. Tratamos siempre de incorporar este aspecto en nuestras clases y videos.

Y esa es nuestra historia. Esperamos que les haya gustado y se hayan sentido identificados a pesar de no tener una historia exactamente como la nuestra.

Si tienen cualquier pregunta, no duden en dejarnos un comentario. Nos vemos pronto con una nueva clase 🙂 Bye!

firma-Barbara blog firma-Alejandra

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *